Esto de las religiones

jerusalen1Voy a reconocerles que me cuesta una barbaridad entender esto de las religiones. No quiero con ello ofender a nadie –que como siempre lo conseguiré-, sencillamente me sorprende que algo, a mi juicio, tan banal, movilice al noventa por ciento de la humanidad actual mas toda la que se ha quedado atrás.
No seré tan necio de despreciar algo sobre lo que antropólogos, teólogos, filósofos, discuten desde hace tiempo. De hecho, conozco más o menos las teorías que intentan explicar el origen de la religión del hombre, a saber:
.La teoría subjetiva, que defiende que el carácter religioso existe por debajo de nuestra conciencia consciente. El ser humano tiene la necesidad psicológica de un ser trascendente que explique nuestra existencia. Para entendernos, es algo que está en nuestra psique.
.La teoría evolucionista, vendría a defender que la religión es el resultado evolucionista de la cultura humana. A lo largo de la misma hemos pasado por distintas fases, una primera sensación innata de que existe una determinada fuerza espiritual, que posteriormente evoluciona al animismo, y de ahí al politeísmo y en una última fase al monoteísmo.
.Y por último la teoría del monoteísmo original, que es la que mas encaja con lo que revela la biblia en el Génesis, es decir, que Dios creó al hombre y que este vivió conforme a sus leyes. Hasta que en ese primer acto de desobediencia por parte de Adán, la humanidad se fue alejando de Dios a través de una senda pecaminosa, etc., etc. Es decir, que desde el principio Dios se revela a sí mismo al hombre y por lo tanto la primera forma que asume la religión es el monoteísmo.
Hasta ahí todo correcto. Es indudable que ya desde la prehistoria existen determinadas manifestaciones que evidencia una preocupación por el mas allá, el sentido de la existencia, etc.
Me refiero más bien al encorsetamiento al que deliberadamente se somete el ser humano en lo que a creencias se refiere, –independientemente de la religión que procese-. Así como el fervor con el que se defiende la propia sobre las demás. Siempre he pensado en todos esos pobres homo sapiens, esas gentes de Mesopotamia, esos Egipcios, esos Fenicios, esos Griegos, esos Persas y tantos otros, que en el fin de sus días y llegado el momento de entregarse con los brazos abiertos a los dioses particulares que acompañaron sus vidas, debieron darse un susto de “muerte” cuando en vez de encontrarse con, por ejemplo, la diosa Astarté, se les presento un señor de barba blanca u otro con turbante a darles la bienvenida, “hola hijo mío que tal”. Explícales que ha habido una confusión, que todo eso en lo que creían, que la pasta gastada en sacrificios y rituales varios ha sido una pérdida de tiempo y recursos. Vamos que han nacido a destiempo y que un poquito de paciencia por favor, que ahora le cuentan de qué va el tema.
Tampoco hace falta remontarse tanto, ese ejemplo podemos trasladarlo a nuestros días. Me imagino la cara del pobre Juan Pablo II, que en paz descanse, elevándose a los cielos y encontrándose con Alá y su profeta Mahoma. Pueden aplicar ejemplos si quieren en todas direcciones para no herir sensibilidades.
Tampoco sé todavía ni ha explicado nadie –y mirá que empecé a preguntarlo en la guardería– donde van los pobres animalitos cuando mueren, si es que van a algún sitio claro. Imagino que dependerá. Si mi perro es cristiano como yo, se va al cielo de perritos y lo recibe San Bernardo, pero si el muy cabrón era fan del islam se quema en el infierno por hereje.
Y es que a veces creo que pese a los esfuerzos de Copérnico, hay muchas personas que todavía siguen intentado devolver a la Tierra y al ser humano al lugar del que nunca debió ser desplazado: el centro del Universo.
Seguro que a estas alturas alguien ya estará pensando, “este tío es tonto del culo, no debe saber que el dios es el mismo pero que hay distintas formas de explicarlo y de sentir la fe. Que de hecho el Islam reconoce a Jesucristo como uno de los profetas de Dios pero no como el último ni mucho menos como su hijo en la tierra”. Y yo digo, ¿No ven el sinsentido?
Sé que hay personas que necesitan encorsetar su vida y aferrarse a dogmas porque le aportan una seguridad y explicación a su existencia, es legítimo y humano. Pero cuando razonas un poco hay tantas y tantas lagunas, que a mí me cuesta la verdad.
Anuncios

~ por flifliparamoscas en abril 25, 2009.

Una respuesta to “Esto de las religiones”

  1. Muy buena reflexión, y con muchos tiente cómicos e ironía (como me gusta, jaja).

    El tema es que falta otra teoría que tengo, que es la ‘facilista’. La gente prefiere la religión por varios motivos:
    1- Decir que las cosas salieron mal porque el Creador (reemplazar por su Dios preferido) ya lo tenía planeado así. Entonces, el destino no es cosa nuestra.
    2- Hagamos lo que hagamos, siempre vamos a ser perdonados al morirnos y pertenecer a una religión. Por eso, podemos ser todo lo basura que querramos, que luego de la extremaunción seremos angelitos de por vida.
    3- Porque a la gente no le gusta pensar. Es más fácil abrazarse a una religión que ir contra la mayoría, y encima ‘pensando’ (cosa faraónica hoy en día).
    4- Pirque, en caso de existir algo, es mejor ser de algo que no ser de nadie. Es más fácil decir ‘total, no se pierde nada’, que directamente no hacer caso a la religión.

    Creo que es más un reflejo de la sociedad de hoy que otra cosa. Si es fácil, bienvenido; si hay que pensar, a la basura.

    Saludos
    PLPLE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: